15Dic/20

Por tercer año consecutivo, la ILC compensó sus emisiones de gases de efecto invernadero

Por tercer año consecutivo, la Industria Licorera de Caldas (ILC) compensó sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que están asociadas directamente al cambio climático, demostrando así su compromiso con la sostenibilidad industrial

La huella de carbono de la Industria Licorera de Caldas correspondiente a la vigencia 2019 equivale a aproximadamente 441 toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2).

“Somos por tercer año consecutivo una empresa con huella de carbono neutro, lo que significa que estamos trabajando en función de la sostenibilidad. Por medio de estas acciones corporativas mostramos como una de las empresas más grandes de Caldas, busca minimizar sus impactos ambientales a través de la compensación de sus gases de efecto invernadero”, afirmó Andrés Borrero Manrique, Jefe de Asuntos Corporativos de la ILC.

Dentro de su proceso de Responsabilidad Social Empresarial, la ILC fue la primera empresa de licores del país en compensar su huella de carbono en 2018, correspondiente a la vigencia 2017.

“Adquirimos 480 bonos de carbono con la idea de compensar y mitigar este impacto, en un proyecto que se desarrolla en Necoclí (Antioquia) con la protección de áreas y la reforestación de bosques. Este mecanismo internacional fue propuesto en el Protocolo de Kioto para reducir las emisiones que contribuyen al calentamiento global”, explicó Aureliano Durán González, Profesional Especializado RSE de la Industria Licorera de Caldas.

Cada año la ILC ha trabajado para hacer una caracterización cada vez más detallada de las emisiones correspondientes a su proceso productivo, y gracias a estos esfuerzos y compromisos con la sostenibilidad, se han podido disminuir gradualmente las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera

“Queremos darle a conocer a nuestros grupos de interés como una empresa industrial y comercial del Estado puede llegar a ser sostenible a través del tiempo y va encaminada a las estrategias de economía circular y de valor compartido dentro de los lineamientos del proceso de Responsabilidad Social Empresarial”, añadió Durán González.

Los cálculos de la huella de carbono fueron realizados con base a la Norma Técnica Colombiana ISO 14064 y las directrices del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por su sigla en inglés Intergovernmental Panel on Climate Change).

La obtención de datos y elaboración del inventario fue llevada a cabo por la oficina de Responsabilidad Social Empresarial de la empresa, en cabeza del área de Asuntos Corporativos, con apoyo de las áreas de Gerencia General, Ingeniería y Mantenimiento, Bienes y Servicios, Informática, Logística y Seguridad Industrial.

Del total de la huella de carbono para el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019, la actividad que más emisiones de GEI produjo fue el consumo de electricidad adquirida a terceros, seguido por el consumo del consumo de gasolina en fuentes móviles, y por último el consumo de gas natural para producción y calderas.

Aureliano Durán González, Líder de RSE, concluyó que esta medición y compensación con bonos de carbono posiciona a nivel nacional a la ILC como una empresa que se preocupa por su entorno. “Esto da tranquilidad a los grupos de interés de la organización porque están consumiendo productos responsables con el medio ambiente.